lunes, 17 de mayo de 2010

Los medios de comunicación son muy buenos a la hora de decirnos sobre qué pensar pero de ninguna manera pueden hacernos pensar de determinada forma. La lucha de los medios de comunicación sobre las audiencias es sobre qué pensar, no sobre cómo.

Este malentendido (o ignorancia) viene costándole mucho dinero y muchísimos votos a quienes sucumben al poderío de la masividad mediática. Lo cierto es que hace más de cincuenta años que se sabe que los medios no generan opinión. Los medios expresan lo que mayoritariamente piensan y sienten sus lectores, oyentes o televidentes.

Cuando ante un cambio en la línea editorial las audiencias sienten que no son representadas en su manera de entender y justificar la realidad, no dudan en cambiar de medios.

Es que la información ya está en la gente. Los que hacen los públicos frente a las emisiones mediáticas es justificar ante sí mismos lo que ya piensan sobre los temas de la realidad. La opinión sobre los temas políticos se forma a lo largo de toda nuestra vida. Son procesos lentos. Y no actúan en ellos la medición racional de la información, sino la intervención de nuestros marcos mentales que son los que rigen nuestros movimientos por el mundo de las ideas.

Este concepto fue introducido por Tony Schwartz, autor del famoso spot de la Margarita, quién sostenía que "se ve lo que se quiere ver y se escucha lo que se quiere escuchar" porque la información ya está en la gente. A diferencia de lo que creen muchos analistas políticos; la opinión se forma entre las audiencias a partir del procesamiento de información política (abstracta) en tanto que ésta signifique algo en lo que uno vive, piensa y siente.



"Esa extraña conexión"

Y "se ve lo que se quiere ver y se escucha lo que se quiere escuchar" porque actúan en ese procedimiento diversas funciones y limitaciones cerebrales, entre las que se destaca la disonancia cognitiva, aquella que evita el ingreso de información en tanto ésta contradiga nuestra constelación de creencias previas sobre determinados temas.


Pero aun logrando que las audiencias vean y escuchen lo que los políticos, a través de los medios emiten, ésa información será incorporada por la Opinión Pública si se cumplen dos pasos indispensables en el proceso de la comunicación política: La significación y la interpretación de los hechos.

Estas dos instancias, la significación y la interpretación se dan en el uno a uno, en el contacto personal. Es en la vida cotidiana, cuando uno le pregunta a un amigo o conocido, que generalmente está más informado que nosotros, cuando la información abstracta tiene significado.

Esto ocurre por diversas cuestiones, la más fuerte y predominante: Nuestro cerebro no está ni estuvo nunca dispuesto ni adaptado para procesar información política de manera racional. La idea de un ciudadano o elector procesando datos y valorando situaciones forma parte de la mitología de la cultura occidental, pero nada tiene que ver con lo que ocurre en nuestro cerebro.

Si bien la comprobación empírica sobre la imposibilidad de imponer mediáticamente una opinión entre las audiencias tiene más de 50 años, la corroboración que otorga el uso del tomógrafo computado y la sicología cognitiva, en la última década, sobre los procesos de incorporación de información política, lo certifica.

Es así, que la comunicación política moderna, aplicada a las campañas electorales, apunta básicamente a conectar. A buscar la conexión entre lo que el político y la ciudadanía piensan y sienten. Y lo que sienten es más importante ya que el procesamiento de esa información se da en un plano emocional. Lo que se busca es conectar, alinear esa información, para estimular, activar y lograr, finalmente, una acción.

Que la información política no pueda ser procesada de manera racional no implica que no sea entendible de manera lógica. Significa que es ajena al proceso de nuestros lóbulos frontales, pero produce resultados.

7 comentarios :

El Renegao dijo...

Como vivimos en una sociedad donde prima la locura sobre la cordura (desde hace bastante tiempo), una manera (aunque muy simplista) de releer este análisis es según la vieja frase: "a los locos siempre hay que darle la razón", porque es lo que el loco piensa y necesita que se lo reafirme para tranquilizarse.

Me a pasado con programas de televisión que siempre fueron de mi agrado. Si cambian el enfoque de la realidad, "mi realidad", la que veo y palpo diariamente en mi familia, trabajo y comunidad, de repente dejo de mirarlos, como fue el caso de TVR o Duro de domar.

SAludos

Charlie Boyle dijo...

Aquí decíamos : http://carlosboyle.blogspot.com/2009/04/el-siglo-de-la-fraternidad-2-parte-ii.html

Podríamos hablar horas de estos comportamientos agregados por el número ( de Dumbar), solo diremos que cuando definimos los postulados informacionales de la espiral del silencio no tuvimos en cuenta la cuestión del número, cabría entonces recordarlos para luego hacer las consideraciones necesarias para poderlos ponderar. Recordemos la interpretación que hacíamos de los postulados de Noelle-Neuman.

1- Existe en la red una amenaza permanente de cese del flujo de información que enlaza a los agentes unos con otros, una posibilidad latente del cese de la comunicación, de quedar en el aislamiento.

2- Cada agente recibe un nivel de flujo de información (streaming) que percibe como normal, la disminución o perdida de ese flujo es interpretado como un miedo a quedar incomunicado, aislado, fuera del juego. El aislamiento es el lugar por donde no circula los mensajes.

3- El temor a la incomunicación hace que cada agente vigile permanentemente la integridad de sus vínculos corroborando sus enlaces. Constata que por ellos circule información enviando mensajes y esperando respuestas.

4- El resultado de esa evaluación le da una autorreferencia sobre donde está ubicado dentro de la topología de su red y de acuerdo a ella se va reposicionando.

5- Los distintos reposicionamientos en el tiempo configuran un Equilibrio de Nash que le confieren estabilidad como conjunto mientras que en su interior se operan continuos cambios.

Si para Noelle Neumann la opinión pública, que se conforma como miedo al aislamiento, a quedar en soledad, es la "piel social" me río de janeiro cuando escucho decir que establecer agenda es manipulación de la opinión pública.

Ese proceso que describis como inconciente es el mecanismo que usamos para saber que no estamos solos en nuestro entorno. Enviar mensajes y esparar respuestas es una de las actividades en la que gasta mas tiempo nuestro cerebo, claro está que toda esa información NO es racional, los gestos, las emociones son formas de comunicación mas primitivas (pero que cumplen mas eficazmente su cometido) que tienen como objetivo saber si hay alguien alli afuera que nos atienda.
Sobre esta circuitería de base, como ocurre con un sistema operativo, podemos hacer correr programas mas elaborados e "inteligentes", como la comunicación oral, pero el sentido básico es el que establece la socióloga la alemana, establecer un órgano auscultador de lo social que nos permita saber que nos estamos solos.
Todo los demás viene después.

Eduardo Capdevila dijo...

Felicitaciones Guillermo. Soy Eduardo Capdevila, el ruso, también tengo un blog, en el que escribo intentos frustrados de creaciones literarias, reflexiones, etc, como para variar de los análisis políticos que nos caracterizan.
Abrazo
www.eclipsesinfin.blogspot.com

aquiles m. dijo...

Parece que tu colega Artemio es discípulo de Tony Schwartz...
Pero, humildemente, creo que le pega al tinto caliente...
Aunque pensándolo bien...con lo que chorea con el gobierno, puede darse el lujo de faltar a la verdad, de manera tan indigna.
Observo de este tiempo, ( estoy más "observador" que antes, desde mis aires de "bloguero") que han desarrollado todo un arte para magnificar falacias.
Dicen que en el comienzo de cualquier guerra, la primera baja es la verdad.
Pero en nuestra vida diaria, -sencillamente- todo indica que aún sin guerras convencionales, Ella, ha fallecido.
Nos mienten hasta para vendernos, un pañal para incontinencias...

CGL dijo...

Me encanto... Muy ilustrativo y revelador, incluso!

Me facina tu laburo, siempre me gusto...

De hecho en mi vieja estuvo en algo parecido. Yo tengo una cuenta pendiente que es estudiar ciencias políticas; veremos si algún día me saco las ganas!

Saludos!

Anónimo dijo...

Hola, he encontrado tu blog a través de Google, mientras que la búsqueda de primeros auxilios para un ataque al corazón y su puesto se ve muy interesante para mí.

Anónimo dijo...

Esta será una excelente página web, podría estar interesado en hacer una entrevista sobre cómo se creó? Si me lo e-mail!